Shinrin-yoku: Baño de bosque


baño de bosque uruguay


La terapia de Baño de Bosque es una actividad que nace en la tierra de Japón, consistente en realizar una visita a un bosque utilizando los cinco sentidos para permanecer presente y reconectarse con la naturaleza.

Vista, tacto, olfato, gusto, oído. Se procura embeberse de todos los estímulos que nos brinda la naturaleza para profundizar en nuestra presencia y lograr un estado de relajación y calma.

Esta terapia se ha vuelto muy popular en los últimos años , años en los que el estrés y la ansiedad colman casi todos nuestros espacios. Es verdad que estos sentimientos residen en nuestro cuerpo, pero no son su hogar. El hogar de todo y de todos es la naturaleza, es entonces que aparece la terapia de baño de bosque como un espacio en donde podemos exhalar el aire estresante que cada vez más nos acompaña, y dejar que vuelva a la tierra para que allí se transmute.

Se sabe que la exposición prolongada a entornos naturales tiene un impacto positivo en los seres humanos. En los centros japoneses donde se realiza la terapia de baño de bosque, se controla a quienes asisten a las mismas la presión arterial, su ritmo cardíaco, y el ritmo respiratorio, los cuales demuestran una importante decaída y regularización, lo que tiene por consecuencia que caigan también los niveles de estrés y ansiedad que se manifiestan con síntomas como respiración acelerada, palpitaciones o taquicardia, entre otros síntomas.

Los espacios verdes mejoran la salud y la calidad de vida, ayudan a mantener la salud cardiovascular, ayudan a regular los problemas de sobrepeso, tienen un efecto de soporte y cohesión social que contribuye al bienestar en los grupos y en cada individuo particular.

Entregarse unos minutos o unas horas a este santuario natural que no tiene límite más que nuestros propios ojos es descansar unos instantes y dejar que el silencio nos atraviese, calmando a las mentes agitadas.

Tendemos a acoplarnos al entorno que nos rodea, en parte como un sistema de supervivencia y en parte porque somos una pieza de él. Entonces, es simple que aparezca en nosotros la conclusión de que al estar rodeados de pura paz, más pronto que tarde comencemos a ser esa paz.

Pero, ¿cómo hacer un baño de bosque?

Es simple. Buscar el bosque más cercano a tu casa y asistir siempre que sea necesario. Los efectos de esta terapia natural perduran por semanas en quien practica los paseos aunque sea una hora.

La práctica de baño de bosque consiste en dar paseos entre los árboles, sintiendo su aroma, su corteza, percibiendo las flores, la humedad del suelo o los restos del rocío, y la temperatura que nos ofrece este microclima. Sentir el cantar de las aves, o el canto de los árboles al ceder ante el viento. Escuchar cada pisada propia.

Dar respiraciones hondas para contener el aire, que es en definitiva, contener la esencia del bosque, la cual nos impregna la piel y el corazón para regalarnos paz. Exhalando luego aspectos estancados en nuestro interior que pugnan por liberarse.

Se trata de dejarse atravesar por la naturaleza del bosque que se conduce hacia nuestro interior por medio de los cinco sentidos. Entonces, en parte, para conseguir la paz que buscamos es preciso abrir nuestras puertas a que nos suceda, bajar la guardia y la búsqueda de control. Dejar de buscar, dejar que suceda. Dejar que se desgranen nuestras murallas y entender que nada podemos controlar.

terapia para aliviar el estrés, naturaleza, Shinrin-yoku uruguay

Contanos cómo te va con el proceso, la práctica, la prueba. Y si ya lo probaste alguna vez contanos también.