• Nadia Nedelchev

El poder sanador de la naturaleza. Introducción


Camino descalza o con botas. Salgo con lluvia, campera y gorro o si hay sol. No importa el día o condición climática necesito aire en la naturaleza. Cuando vivía en la ciudad era la misma cosa, pero ahora. que vivo en el campo todo se magnificó.

La casa es super confortable, y ahora que estamos casi en invierno la estufa a leña está casi siempre prendida. Los almohadones y las mantas están acá cerquita y es lindo quedarse frente al fuego, con la computadora o cuaderno mientras trabajo. Hay días grises en que miro y veo los pinos, las acacias, y las araucarias que son interminables. No veo el horizonte solo el bosque mas cercano y el de mas lejos que es infinito.


Miro de nuevo y me dan ganas ya mismo de dejar lo que estoy haciendo e irme para allá. Los arbustos de hibiscos y las lavandas que cada vez están mas grandes me llaman para que las vaya a mirar de cerca. Dudo si terminar lo que estoy haciendo o dejo todo por la mitad y solo salgo.


Me pongo las botas, gorro, campera y pashmina y salgo a respirar aire helado. No hay sonidos humanos cerca solo los pájaros, un poco de viento y capaz algún auto muy lejano que siento cuando escucho con atención.


La naturaleza es magnética. Conculsión de estos tiempos. Antes eran otro tipo de adicciones en mi vida. Hoy (y por suerte es esta).

Cada flor tiene una propiedad, al igual que las hierbas y muchas especies de árboles. La naturaleza es pura medicina, y no importa si tomamos el té de manzanilla, nos ponemos el aceite de lavanda, o nos hacemos un vaho de Eucalyptus, la naturaleza llega a curarnos por el solo hecho de estar en y con ella.


Los elementos que forman parte de la naturaleza están directamente vinculados a nuestro sistema todo. Desde la medicina tradicional china, hasta diferentes corrientes filosóficas y espirituales plantean la mas íntima conexión de la tierra, el aire, el fuego y el agua con nuestro sistema y nuestro campo emocional.


Hay simbolismo en todas partes y nada mas hermoso que comprobarlo en cuerpo y alma, en cada cosa que hago.

La luna representa el aspecto femenino, el misterio, la que rige hasta las mareas y los ciclos.

El sol representa el aspecto masculino, el padre, la vitalidad la fuerza de vida.

Las flores son para mí ese aspecto bello que nos recuerda lo mas preciado y sagrado que ya vive adentro nuestro.

Los árboles, grandes sabios silenciosos que cuidan espacios.

Los animales, todos y cada uno con una función específica en todo el sistema de este planeta.

El agua, que representa el mundo de las emociones, y nos recuerda la purificación, la limpieza, la fluidez.

La tierra misma, que representa nuestro cuerpo físico, la materia, el principio de realidad.

El fuego, la capacidad de transformar, terminar y volver a empezar.

El aire, lo que respiramos y nos ayuda a transformar y también a contactar con la vida que nace en cada respiración.



Todo lo que consumimos una vez fui parte de la naturaleza. Algunas veces eso fué modificado químicamente y terminó siendo "otra cosa", pero en primera instancia todo nació de ella. Alimentos, vegetales, frutas, legumbres. Mismo los medicamentos, tienen una base en la naturaleza que luego fueron transformados


Hoy por hoy, y mas que nunca necesitamos volver a ella.

Mirar un pedacito de cielo desde nuestra ventana. Tener una planta en nuestro balcón, o si tenemos la posibilidad salir fuera de nuestra casa. La naturaleza es real medicina. Es donde podemos reciclar nuestra energía, ingresar aire nuevo a nuestros pulmones, sentarnos, contemplar, reflexionar, y escuchar en silencio.


¿Cuántas veces nos damos espacio para eso?

¿Qué es lo que realmente tiene valor para nosotros?



Si hoy no podés estar en contacto directo con un pedacito de naturaleza, tomate unos instantes, mira por la ventana o evoca un espacio que te transporte a un escenario natural y fíjate que pasa adentro tuyo.


Feliz viaje,

Nadia



26 vistas
  • Instagram Nadia Nedelchev
  • Facebook
  • You Tube

Copyright 2020 NADIA NEDELCHEV - Todos los derechos reservados. Diseño by GORDA. Fotografía por Pedro Lampertti.