• Nadia Nedelchev

Seguir la intuición no es fácil

“Esas flores no te van a florecer nunca” me dijo una señora hace unos meses. Qué bronca que me dió. No por ella que me estaba dando un consejo (), sino porque yo creía que los crisantemos iban a florecer de nuevo. Se suponía que tenía que podar las plantas para que brotaran en otoño (ahora) de nuevo. 🤷🏻‍♀️


Ésto fué lo qué pasó.




Algo adentro me dijo que no podara nada. Que dejara que la naturaleza hiciera lo suyo. Que experimentara un poco. Y viste cuando tenés esa voz adentro que te dice “SEGUÍ TU INTUICIÓN”, bua, así mismo fué.



Y no sólo después de un año los cristantemos están gigantes sino que nacieron colores nuevos y matizados.

Asi que gracias porque ésto me hace pensar dos cosas:


1. La naturaleza siempre tiene la última palabra. Siempre.

2. Seguir la intuición no es fácil. Pero cuando lo hacés y sale algo muy bueno, la recompensa es el doble.


Sigo aprendiendo a transformar esas palabras que me dicen y caminando para usar mi discernimiento en pos de descubrir mas posibilidades. You know.


Con los crisantemos.

Y en la vida.

¿Fácil? Nop. Difícil.

Pero el resultado es una casa llena de flores y colores. Que buena falta nos hace.


Las comparto con vos ahora para que atraviesen la pantalla y te alegren el corazón. Si querés compartilas vos también, etiquetá aca abajo a quienes quieras. Las flores nunca sobran (y la intuición tampoco )

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo