Un viaje al interior

Escuchar tus propios sentidos, el placer del sabor, de los aromas, de la tibieza de la respiración. Caminar al aire libre, explorar los detalles que la naturaleza te regala. Dejarte deslumbrar por lo que el ambiente y tu ecosistema te muestran.


La naturaleza tiene su ritmo propio. Las estaciones, la maduración de los frutos y vegetales que cosechamos. Los capullos y las flores. Las aves cuando hacen sus nidos. Las corrientes de los ríos y del mar. Cada cosa, y cada elemento de la naturaleza nos muestra la perfección de la creación misma.


Nosotras, como parte de esta misma naturaleza tenemos la oportunidad de practicar la observación hacia afuera y hacia adentro. ¿Alguna vez probaste de acostarte en el pasto y mirar el cielo? ¿Qué ves? ¿Formas de nubes? ¿Aves pasando? ¿Y los árboles? ¿Te pusiste a mirarlos y pensar en cuánto tardan para crecer, qué pasa en sus ramas, en sus hojas y en sus raíces?



terapia alternativa individual

La naturaleza es infinita, sabia, poderosa. Es también un misterio y una chance para que reflexionemos en nuestro propio proceso, en lo que nos pasa, en lo que buscamos como mujeres, en lo que pensamos, anhelamos, deseamos, creamos, sufrimos, amamos.


A través de la observación, hacia "el afuera", tenemos oportunidad de observarnos hacia adentro. Viajar por nuestros ríos internos, respirar el aire que nos limpia, y usarlo como un vehículo para iniciar un viaje a nuestros adentros.


Inspirarnos afuera, mirar una flor, una hoja, un pedacito de tierra, y justo después directamente cerrar nuestros ojos y ver que pensamientos afloran cuando usamos la naturaleza como inspiración y como maestra.


Hay quiénes dicen que todas las respuestas a nuestras preguntas viven adentro nuestro. Yo estoy de acuerdo con esto, pero pienso que el camino mas fácil es primero mirar lo que nos rodea, con amor, con dulzura, dedicación y un corazón abierto. Dejarnos abrazar por la madre naturaleza e inmediatamente después cerrar un momento los ojos para ver con ayuda de lo natural que pasa en nuestro propio ecosistema interior.


El viaje es siempre infinito, es constante, oscuro, luminoso. Como la naturaleza.

Feliz descubrimiento.


Para profundizar más conoce acá mi propuesta individual.




62 vistas0 comentarios