top of page

Automasaje: un portal de conexión con tu salud

Darnos cariño, conectar con la sutileza del toque de nuestras manos en la piel es tan sano como necesario.

El mundo sensorial, es una puerta infinita que nos ayuda a restablecernos, y a generar sensaciones de disfrute, empatía y amor.


El automasaje es una técnica milenaria, y para resumirlo y hacerlo sencillo, aquí te explico el cómo y el para qué.


A nivel de la piel, es super importante que podamos nutrir e iluminar nuestro órgano más grande. La piel lo absorbe todo; así que es vital que podamos prestar atención a ésto.


En cuanto a un aspecto más emocional, cuando nos damos un automasaje estamos conectando con un tiempo de ritual para con nosotras mismas. Hacerte un automasaje es parar, ir más despacio y aplicar un aceite, una crema (o nada), con el fin de reparar, regenerar, restablecer y reconectar


Desde un nivel profundo, me gusta sentir a ésta técnica como una puerta de autocuidado infinito, de delicadeza, y dulzura para con el propio cuerpo, mente y corazón.


Reconocer a nuestro cuerpo, reverenciar todo lo que hace por nosotros día a día, es sumamente necesario.


¿Como hacer tu automasaje diario?


Elegir un aceite o crema que te guste. Yo uso solamente aceites esenciales y éstos son mis preferidos:


Rosa bulgara - of course-

Lavanda

Cedro

De base suelo usar aceite de sésamo en invierno y aceite de coco en verano. Nunca uses aceites esenciales puros por favor!


En épocas puntuales del año, si estoy resfriada o para los momentos en donde necesito balancear mis ciclos hormonales, uso los propios aceites macerados que hago con hierbas y flores de mi huerta:


- Euncalyptus

- Romero

- Tulsi

- Y para ciclos y armonía siempre caléndula.


Cremas personalmente no uso. Si tu sí lo haces te recomiendo que sean naturales, sin agregados químicos.


Preparar el lugar donde vas a hacer tu automasaje